Tejiendo

Cuando les pedí permiso para tomarles las fotos, aceptaron gustosas y sonrieron a la cámara. Disparé un par de veces e hice algunas bromas. Les pregunté si les molestaba que disparara hacia sus manos.

Se rieron y continuaron con su trabajo, yo hice el mío.

Dos Aguas, Suárez, Cauca.
Marzo de 2015.